Qué puede deducir el arrendador de la fianza?

Mudarse de casa es lo suficientemente estresante sin preguntarse si su arrendador le devolverá su fianza. Los propietarios deducen dinero de su fianza por muchas razones. En esta breve guía detallamos lo que su arrendador puede y no puede deducir de su fianza.

Alquileres pendientes de pago

La deducción más obvia es el alquiler impago. Si se ha dejado de pagar algún mes o se ha excedido el plazo legal para pagar el alquiler, el arrendador puede deducirlo de la fianza.

Abandono prematuro

A partir de los seis meses de alquiler, el inquilino tiene libertad para dejar la propiedad, siempre y cuando avise al arrendador con un mínimo de treinta días de antelación. Antes de esos seis meses se considera un abandono prematuro.

Según el artículo 11 de la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) en el contrato de alquiler inquilino y arrendador pueden pactar una indemnización al arrendador si se deja La vivienda antes de los seis meses por una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste por cumplir. Los períodos de tiempo inferiores al año darán lugar a la parte proporcional de la indemnización.

Esto quiere decir que el arrendador puede exigir su indemnización y cobrarla de la fianza siempre que se haya incluido la cláusula de indemnización en el contrato de alquiler

Suministros pendientes de pago

Cuando el inquilino abandona la vivienda es habitual que no le dé tiempo a pagar los suministros debido al sistema de facturación de las diferentes compañías. Por esta razón el arrendador muchas veces se queda con la fianza para poder pagar las últimas facturas y, una vez pagadas, devolver la cantidad restante al inquilino.

Si el inquilino quiere la fianza completa, puede ser él quien pague por las facturas de los suministros. Para ello, cuando abandone el piso deberá seguir teniendo en su cuenta bancaria la domiciliación de los diferentes suministros para pagar lo que haya consumido durante su estancia en el piso de alquiler. Una vez pagadas las facturas, cambiará de cuenta y le devolverá la domiciliación al arrendador.

Desperfectos en la vivienda

Cuando el inquilino rompe algo, debe repararlo o asumir el coste de reparación. Si decide no hacerlo, el arrendador está en su derecho de descontarlo de la fianza, justificándolo con la factura correspondiente.

El inquilino debe asumir el coste de las pequeñas reparaciones que surjan en la vivienda después de llevar un tiempo razonable viviendo allí, así como el coste de todo lo que rompa. El propietario, por su parte, debe hacerse cargo de las obras necesarias para mantener la habitabilidad de la vivienda.

¿Pintura y limpieza?

La pintura y la limpieza suelen causar conflictos entre el inquilino y el arrendador, sobre todo a la hora de realizar la devolución de la fianza.

En el caso de la pintura, si un inquilino lleva varios años viviendo en el piso es normal que la misma se desgaste. El propietario deberá ser quien se encargue de pintar de nuevo la casa para el siguiente inquilino. Pero si ha sido el inquilino actual quien ha estropeado la pintura de las habitaciones, debe encargarse él de la reparación. De igual manera, si pintó la vivienda sin consultar al propietario, éste puede exigirle que la vuelva al color original y/o que asuma el gasto de la nueva pintura. 

Sobre la limpieza, a la hora de abandonar el piso, el inquilino debe devolver la vivienda tal y como se lo entregaron. El conflicto aparece cuando no hay pruebas del estado en como se entregó la vivienda. Es recomendable que en el contrato se incluyan fotografías de la vivienda en el momento de la entrega de las llaves.

Devolución de la fianza

Al firmar el documento de fin de alquiler, se da por finalizado el contrato y tanto inquilino como arrendador acuerdan cómo y cuándo se devolverá la fianza al inquilino. Si el arrendador no puede devolver la fianza en el momento acordado, deberá especificar el motivo y cuándo la devolverá.

Si deduce algo, debe detallar para qué está deduciendo. Si el inquilino no está de acuerdo, está en su derecho de reclamar, pudiendo llevar al arrendador a los tribunales de ser necesario.

Cosas importantes a recordar

Para el inquilino dejar una propiedad en buen estado le permitirá recuperar su fianza y tener referencias favorables de los propietarios.

Aquí hay una lista de verificación para asegurarse como inquilino de obtener lo que es legítimamente suyo.

  • Haga un inventario al entrar.
  • Pague las facturas pendientes y el alquiler.
  • Tome evidencia documentada de las lecturas del medidor antes de partir.
  • Cubra reparaciones menores, como bombillas rotas y agujeros en las paredes.
  • Desodorice el tabaco y los olores de mascotas
  • Limpie toda la basura y saque lo suyo.
  • Comprenda qué es el desgaste razonable y qué es el daño.
  • En caso de disputa, permanecer tranquilo y razonable es siempre la mejor manera.

Los comentarios están cerrados.

Descubra nuestro software de gestión de propiedades en línea y únete a nuestra gran comunidad de propietarios. ¡Una herramienta simple pero potente utilizada por miles de propietarios!

CONSIGUE TU CUENTA    GRATIS